++++ Acabamos de volver de castellón, de la Asambla de Mensa, y Madrid nos ha recibido con un calor apabullante. Ha sido un hermoso viaje. Np ha sido la juerga que se me prometió, pero ha valido la pena con creces. La asamblea en sí fue lo de menos para mí, obviamente, dado que no participaba. Sólo constaté que, una vez más, los imbéciles tienen lo que se merecen.

Pasé tiempo con Fantine y Jambrina, Gorpik y señora, Pucela y sus nenes (que son simplemente geniales), Dilettante y Barachan (recién casaditos), y muchas estupendas personas de Mensa a las que conozco sólo un poco y tengo demasiado pocas ocasiones de ver. Para no formar parte de Mensa, es alucinante lo mucho que estoy empezando a deberle.

También he aprendido que podemos llamar ciudad costera a una que esté a 4 km de la costa. Pensaba que sólo pasaba en Motril.

++++ El sofocante bochorno me recuerda que el verano está aquí, y que sólo me quedan por aguantar 3 semanas antes de largarme de vacaciones. Esta semana se presenta fina, porque los idiotas de mis jefes (Bongo y Mongo a partir de ahora, Bongo es el más callado, Mongo el más retrasado) me pusieron un curso de 16:00 a 20:00, de lunes a jueves. Además de quitarme tiempo para las tareas que según ellos son prioritarias, me obliga a salir una hora más tarde. Cuento los días. Una vez me vaya de vacaciones, empiezo a buscar trabajo nuevo como si estuviera en paro. No estoy para más idioteces.

++++ Gracias al ingenio de Tomber y Moriarty, es probable que el problema con la inscripción en Tierra de Nadie quede resuelto. Una menos.

Anuncios