++++ Me ha surgido una oportunidad de hacer una entrevista en Granada. Pero no puedo asistir a las pruebas porque son mañana por la mañana y no podría arreglar las vacaciones a tiempo y sin una considerable bronca con los jefes. Ahora mismo eso no me merece la pena ni entra en mis planes, por lo que paso de liarla. Las buenas noticias: quieren tener el puesto cubierto para el 15 de julio. Si, con una pizca de suerte, no lo lograran, entonces yo podría acercarme por allí el 22 a hacer tests y eso.

Además de eso, el trabajo es en una consultora de RRHH que está en el número de enfrente de la misma calle donde se halla el lugar de trabajo de nuestro amado Obispo del HipHop, que a veces nos deleita con su gracejo al comentar. Como me ha dicho por mail: "La de novillos que íbamos a hacer". Lo echo un montón de menos, me cago en su padre.

De todas maneras, no estoy seguro de que sea el momento de volver. Me queda mucho que hacer en Madrid antes de volver a casa. Pero quiero volver, eso es seguro. Y sé que, cuando el momento sea el oportuno, lo haremos. Como bien dice Rapun: "Los planes siempre han de supeditarse al objetivo". O sea, si me sale un atajo al objetivo hay que tomarlo y a la mierda con los planes. Me gusta esta chica. No sé si alguna vez he dicho algo al respecto.

++++ Mis jefes son retrasados, por lo que la vida sigue sin cambios en Zimbabwe Consulting. Su nueva estúpida y brillante muestra de fallecimiento cerebral prematuro ha sido juntar en la misma frase estas dos ideas: "Es muy urgente que terminemos el máximo número de procesos de selección antes de que te vayas de vacaciones", y "Por eso te hemos puesto dos cursos que te comerán media jornada las dos semanas de tres que te quedan, y además harás en julio 3 sesiones de consultoría en vez de 2 (media jornada cada una)". Traducido al idioma de los que no tenemos daño cerebral, piensan que, en vez de dejarme el máximo de tiempo para dedicar a la selección (que ya es difícil en estas fechas hallar candidatos), me van a quitar un chorro de tiempo de trabajo útil que deberé dedicar a chorradas en masa, para ver si así saco más trabajo útil adelante. No, yo tampoco lo entiendo. Sí, yo también quiero hacerme el seppukku tras leer ese razonamiento.
Qué patéticos desperdicios de genes y oxígeno que sois, chicos. En la foto podéis ver cuál es la idea de mis jefes de trabajo productivo. Así es como veo yo el venir a trabajar aquí: como si fuera un miembro de la ONU que trata de poner sentido común en un país de tarados que consideran que comerse el nabo recién cortado de tu enemigo da virilidad, y que el Islam es lo último en temas de tolerancia religiosa.

Echando cuentas: me quedan 3 semanas de trabajo antes de vacaciones. Eso se compone de 30 medias jornadas, por así decirlo. Bien, el plan de mis jefes elimina, de un plumazo 13 de esas medias jornadas, sin que la empresa vaya a ganar mucho dinero. Porque en uno de los cursos hay 1 alumno inscrito (y quieren que emplee más tiempo en llamar a clientes para ver si capto algún pringado más, no os cuento la mierda que se van a comer), y en el otro hay 2 que pagan, dos que vienen invitados (o sea gratis), y 1 de nuestros comerciales que va a hacer el curso por 2ª vez. Sí, chicos, por SEGUNDA JODIDA vez. Según mis jefes, para ver si así vende formación mejor. Mi cerebro explota al oír eso, mi muerte cerebral se acerca a pasos agigantados. Además de que el chico entró por aquí por enchufe, a pesar de que podríamos equiparar sus habilidades comunicativas con las de mi polla. ¿Habéis oido hablar a mi polla alguna vez? Pues yo tampoco, pero si lo hiciera seguramente se expresaría de bien como él. A pesar de su tara ha conseguido algunos proyectos de selección, que irremediablemente han acabado siendo los más desagradables, y con los clientes más estúpidos (y a juzgar por el último que he cerrado, peores pagadores). Es buena gente, pero es leeeeerdo.

Por otro lado hoy mi compañera y yo hemos seleccionado a una becaria, que incorporamos el 29 de agosto, porque ahora hay menos trabajo. A pesar de que en la sentencia anterior mis jefes decían que había que reducir el volumen de trabajo, y que la chica empieza mañana si se lo pedimos. La lógica zimbabweña es diferente de la mía., sin duda, porque el enunciado global acaba así:

  1. Es muy importante que te centres en selección para quedarte lo más libre que puedas, de cara al próximo curso, meterle más caña al tema de formación y consultoría, que haces muy bien y da pasta.
  2. Por eso te vamos a quitar tiempo para que des cursos que no nos hacen ganar dinero ("Es que hay que dar ese curso", dice el Jefe Más Tonto), además de meter más tiempo al proyecto de consultoría en el que curras.
  3. Además de eso, no incorporamos la becaria hasta septiembre porque hay ahora menos trabajo, de todos modos.

Contemplad la ruina de la especie humana y llorad. No encontraréis imbéciles como en el mundo de los Recursos Humanos y la consultoría, sobre todo cuando habléis con gerentes.

++++ Este fin de semana me voy con Rapunzell y otros mensistas a Castellón, a la Asamblea de Mensa. No porque yo pinte nada en ese evento, sino porque es una juerga de la que he recibido buenas referencias, y esas cosas hay que verificarlas empíricamente, y con el máximo rigor científico. Y además veré a Pucela y alguna gente de Mensa que no tengo habitualmente ocasión de encontrar.

Dejaré para los sufridos mensistas la ingrata tarea de la Asamblea, y bregar con la fauna silvestre que allí se hallen. Yo me reservo jugar con los críos de Pucela, ver Castellón y pegarme la mayor farra que sea posible. Ya os contaré.

++++ Soy muy feliz porque tengo que escribir cosas de rol como si el mundo se acabara mañana y el Todopoderoso me fuera a pedir los módulos para antes de que suene la Última Trompeta. De alguna manera, la cosa acaba así: estoy ayudando a la encantadora Nur con una preciosa historia que ha parido para el juego de El Señor de los Anillos, tengo que escribir dos módulos completos para el concurso de Masters de las Tierra de Nadie (deadline: 31 de julio), y además me he comprometido jurando sobre un recopilatorio de Tino Casal con el Obispo a escribirle un módulo de fantasía en la Inglaterra Victoriana para que lo arbitren en esas mismas jornadas (deadline: 15 agosto). Además de eso, quiero empezar a escribir en el blog sobre el mundo en que ambientamos la partida de RuneQuest (enlazado por ahí), y sobre la de Cthulhu que ya hemos empezado.

Nota importante: El campeonato de Narradores de las Tierra de Nadie tiene un premio de 200 € que vienen muy bien, pero me importan un huevo. Lo que en realidad quiero es una jodida placa grabada (o similar) que diga de manera indeleble que soy el puto amo. En las pasadas CLN me dieron unas por ganar un concurso de monólogos humorísticos y me he aficionado un montón. Además, no creo que el premio sea en metálico. Seguramente serán muchos manuales que ya tengo o que no me interesan.

Me encanta escribir. Me encanta especialmente escribir historias de rol, porque son libres. Me encanta saber que los jugadores son imprevisibles, me encanta imaginar sus caras de pasmo ante el siguiente giro, ante el siguiente personaje sorprendente, verles reír, verles pasar miedo. Los amo en esos momentos, porque pocos narradores llegan a tener jamás una audiencia más interesada, más expectante, y nunca una audiencia participa tanto.

Y lo mejor es que cuanto más lo haces, más fácil es. Ahora mismo, mi cabeza es una olla a presión de ideas divertidas, malvadas, trágicas, épicas, misteriosas, terroríficas, o directamente extravagantes que se están dando de hostias como extras de El Señor de los Anillos en Cuernavilla, bajo el grito de "¡Yo, yo primera! ¡Déjame salir de aquí a mí la primera!". Es una droga horrendamente genial.

++++ MaryJoe se ha ido hoy de vacaciones. Aparte de la lógica envidia ante sus dos meses de descanso, mis mejores deseos y muchos besos. Espero verte pronto, preciosidad. Dioses, qué falta me hacen las vacaciones a mí también.

++++ Vivimos en dos realidades coexistentes. La primera es el mundo como es, que está plagada de absolutos, y donde no cabe relativizar nada (sé que los físicos me discutirían con mucha razón esto, pero al nivel que nos movemos los humanos creo que podemos aceptar la simplificación). La otra es el mundo como lo construimos en nuestro cerebro. Nosotros podemos reconstruir nuestros recuerdos, y de hecho lo hacemos constantemente, recreando nuestro propio pasado. Pensamos como queremos acerca de nuestro presente, dando significado a lo que nos sucede, y por ello una misma situación presente no tiene por qué significar lo mismo para dos testigos que la viven. Creamos futuros en nuestras mentes en los que planeamos, tememos, y esperamos, y dejamos que esos futuros que aún-no-son guíen el momento que es ahora. Podemos relativizar las cosas que allí suceden a la perspectiva de cada uno, a sus experiencias de aprendizaje y su personalidad.

Esas dos realidades coexisten, pero su grado de contacto varía, según cómo decidimos vivir. Puedes pegarte mucho a la realidad mundana, o puedes poner capas de gasa y tul entre tú y ella, o puedes dar la espalda por completo a esta y tratar de vivir exclusivamente en la segunda realidad. No puedes, claro, pero puedes intentarlo. Y eso te llevará a cometer errores, como pensar que ciertas cosas del mundo real se pueden relativizar, de la misma manera que podemos relativizar nuestras pajas mentales.

Sin embargo, vivimos en ambas: en la primera tenemos conductas, en la segunda tenemos pajillas mentales (pensamientos, ideales, suposiciones, etcétera). Podemos tratar de acercar una a la otra, o no. La muy prolongada discusión sobre agnosticismo, junto con la enormidad de ramificaciones y colaterales que ha tenido, ha prestado un apoyo empírico inconmovible a esta concepción. Una muestra gratuita:

Hace poco me tomaba unas cervezas con un colega, que me decía que yo no tenía elementos de juicio para hacer una afirmación sobre él (mejor dicho, para considerar que una afirmación general mía sobre los agnósticos podía aplicarse a él). Yo le expliqué que su conducta no era congruente con su discurso según lo que observaba desde que le conozco (2 años), y que el mismo hecho se podía aplicar a otras muchas personas que conozco. Entonces me contestó diciendo que yo sólo había visto un pequeño porcentaje de su conducta, lo cual implicaba que yo no tenía elementos de juicio. Pasaremos por alto el hecho de que, según se implica de su respuesta, nadie podría opinar sobre nada, porque conduce a la muerte del intelecto y a una embolia para mí. Mi respuesta a su afirmación fue: "Entonces ¿por qué muestras una conducta diferente conmigo de la que muestras en otros contextos? ¿Eres en realidad agnóstico pero conmigo te muestras como ateo para confundirme? ¿Me engañas acaso?". No, no me engaña, al menos no voluntariamente. Simplemente, quiere ser una cosa porque considera que es mejor, pero en realidad es otra. Eso sucede todo el rato.

La gente dice querer una cosa, pero quiere otra. Quieres un trabajo mejor, pero no le echas huevos y trabajo a buscarlo. Quieres mejorar tu relación de pareja, pero ha de ser el otro el que trabaje y cambie, porque tú no vas a currar o peor, arriesgarte a cambiar de pareja. Quieres ser independiente de papá y mamá, pero no quieres tener que cuidar tú de tu casa, por lo que sigues ahí. Sobre todo, no quieres afrontar la incertidumbre de tomar una decisión y tener que afrontar lo que suceda si te equivocas.

The Imperator has left the building

Anuncios