++++ ¿Os gustaría formar parte de mi nueva religión? La llamo Cojonudología. La llamo así porque es la ciencia (ología) de ser cojonudo (cojonudo).

Los odio a los dos. Pero a él más

He decidido inventar esta religión porque me he enterado de que Tom Cruise (Cienciólogo) está, por una parte, convirtiendo a Katie Holmes a su religión de chalados, y por otra está teniendo una bronca enorme con Brooke Shields acerca de su religión de chalados (la de Tom, que se supone que está basada en la ciencia, pero aparentemente está en contra de la ciencia médica). La clave del conflicto entre Cruise y Shields es que ella tomó antidepresivos tras dar a luz. Tom Cruise está en contra de esto. Esta es una lucha en la que no podría escoger bando porque, si bien creo que la mayoría de la sociedad occidental está sobremedicada y las compañías farmacéuticas están logrando que los tratamientos básicos sean casi inalcanzables para muchos, tampoco puedo alinearme en esto con los Cienciólogos porque creen que para lograr una buena salud hay que creer firmemente en naves espaciales alienígenas que ajustan tu mente mediante rayos invisibles de más allá de los límites de nuestro mundo (o sea, una gilipollez). Además, ¿qué coño le importa a Tom Cruise si Brooke Shields toma antidepresivos o los usa de supositorio?

++++ Volvamos a la Cojonudología. La Cojonudología es la creencia de que, en cualquier situación, hay numerosos desenlaces que pueden resolverla. El resultado que la Cojonudología pretende apoyar es, simplemente, el que resulte más cojonudo. Digamos, por ejemplo, que tienes dos mujeres que reclaman ambas ser las madres biológicas de un niño. El cristianismo nos enseña que hay que cortar al niño en dos y darle la mitad a cada madre. Muy gore. El Islam nos enseña que el niño debería adherirse explosivos al cuerpo y estallar, y que ambas madres deberían ser lapidadas por promiscuas. La Cienciología nos enseña que el niño no es un niño, sino un miembro de una raza progenitora muy avanzada que vive bajo tierra, y que una de las mujeres es en realidad una proyección holográfica de la otra, causada por una mancha solar cuatro galaxias más allá. Bajo los auspicios de la Cojonudología, el niño crecerá para convertirse en Fernando Alonso, y ambas madres reciben jamones de Jabugo. Jamones ilimitados. Más un banjo de regalo y un conejo que te enseña a tocarlo. Además, las dos madres potenciales son muy atractivas.

++++ Y aquí la tenéis: una religión científica para una nueva generación. Si estáis interesados, enviadme 300 € cada uno, y a Monica Bellucci o Leticia Casta. Si elegís gestionar el ingreso a través de la Diosa del Banjo y Santa Patrona de los Conejos, podéis sustituir a Mónica o Leticia por Ewan McGregor o Johnny Depp.

Anuncios