++++ Ha sido un largo y difícil viaje. En ocasiones he desesperado, he pensado que no podía más, que no podía seguir. He estado a punto de tirar la toalla varias veces.Pero no lo he hecho. Y ahora cosecho los frutos de mi dedicación.

ME HE ACABADO EL METAL GEAR SOLID 3.

Y puedo decir sin temor a equivocarme que es el juego más cañero que ha honrado nunca una PS2. Es tan genial que voy a coger el primer Metal Gear y me voy a volver a hacer la serie sólo por volver a ver desplegarse esa preciosidad de argumento.

Porque no os engañéis, chicos y chicas: jugar a ese juego es terriblemente divertido. El juego pone a prueba todo: reflejos, habilidad, inteligencia, astucia, capacidad de reacción. Hay varias soluciones posibles a cada situación, a cada problema.

Pero yo no juego por eso.

Juego para ver esa maravilla de argumento, esa historia tan cojonudamente contada que abarca años y años de la vida de sus personajes, y que se extiende por 5 juegos de consola. Juego para ver con qué me va a sorprender el autor. Juego porque ese juego me da un millón de ideas para historias. Ahora mismo la cabeza me hierve con las posibles formas de adaptar ese juego para que mis jugadores jueguen esa historia.

En fin, que me he quedado en la gloria. Me despido con esta bella imagen, que os dará una idea de a qué ha dedicado vuestro Emperador muchos ratos muertos en las últimas semanas:

Esto es lo que llamamos diplomacia avanzada en la Guerra Fría

Gracias, Athair, por pasarme esta serie tan cojonuda de juegos. No esperes volver a verlos pronto 😛

Anuncios