++++ Acabo de leer esto en un foro en el que se dicutía sobre evolución vs. creacionismo. Es tan bueno que lo he puesto en la plantilla del blog, como subtítulo:

El hecho es que la gente que sabe realmente de lo que habla en un tema dado tienden a decir bastante "Hmmmm. Podría ser así…". Esto permite a los ignorantes decir algo como "¡Mirad!¡Quedan cuestiones sin resolver sobre el desarrollo de los primeros homínidos! ¡Por tanto, toda la diversidad de la vida animal se debe a un judío con una barca mágica!"

Es una pura genialidad, e ilustra bastante bien por qué soy un defensor del pensamiento científico, y por qué las religiones me joden. Mientras que los científicos suelen mostrar la suficiente humildad intelectual como para reconocer que sus tesis están sujetas a revisión, los idiotas que explican el mundo mediante Dios son muy rápidos a la hora de aferrarse a la primera imbecilidad que les cuenten, como que la vida animal se debe a la épica historia de Noé, el Judío con su Zoo Flotante.

Me parece una estupenda muestra de humor que exista gente dispuesta a creer en esa clase de leyendas, supongo que por falta de sentido crítico y por estar dispuestos a tragarse toda clase de absurdos.

Vaya, que vikingo me he levantado. Debe ser por la chorrada que me ha endiñado el Jefe A (el más tonto de ambos) cuando he entrado por la puerta. Ya os contaré.

The Imperator has left the building.

Anuncios