++++ Estoy en casa de Gorpik, celebrando el cumpleaños de Fantine. Estoy gratamente achispado. He hecho un día carente por completo de estrés, tal y como deseaba. Así como la semana que viene y la pasada han sido una puta mierda laboralmente hablando, porque tengo que ir como puta por rastrojo de un lado para otro, y viajo el lunes y el martes a Valencia a perder algo de tiempo en trabajar, y luego pierdo medio día en ir al culo del mundo (porque Fuenlabrada es el culo del mundo, para aquellos que no sepáis dónde está el culo) a dar otro curso, y mi único día de trabajo eficaz va a ser el viernes… este es un fin de semana en el que no me tengo que levantar a ninguna hora en concreto, ni hacer casi nada en concreto a ninguna hora en particular.Hoy es el Día de Hacer las Cosas sin Prisa, y es bueno. Soy una persona organizada y eficiente (aparte de eficaz, que no es lo mismo), y a menudo me gusta ver que acabo la tarea A, y empiezo la B a renglón seguido, y luego la C. Me gusta hacer cosas, y la sensación de que las he hecho en el tiempo que yo me he marcado. No me gusta la inactividad completa y absoluta. Cuando duermo más horas de la cuenta, a menudo me disgusto por las cosas que he dejado de hacer y el tiempo que he perdido.

Pero la vida en pareja enseña algo, y los libros a veces también. Hace poco, me encontraba leyendo El Libro de Merlín, y averigüé lo siguiente: Arturo es transformado en ganso por Merlín, para que aprenda distintos sistemas de gobierno de distintos animales. Arturo viaja y convive con una bandada de gansos, y se hace amigo de una hembra llamada Lyo-Lyok. Y luego se plantea dejar de ser humano, y hacer vida de pareja con Lyo-Lyok, y ser ganso para siempre: y T.H. White nos dice de Arturo:

Y sobre todo, le gustaba Lyo-Lyok porque nunca tenía prisa.

Supongo que, salvando las diferencias de especies, amo a Rapun por eso mismo. Porque es fuerte como yo, porque hace la mismas cosas que yo hago, y porque además, nunca tiene prisa. Todo es más fácil y relajado con ella, pero de algún modo, todo se acaba haciendo.

Ah, que dolce farniente…

The Imperator has left the building

Anuncios