++++ Como supongo que le pasa a casi todo el mundo, detesto esperar. Los seres humanos tenemos dificultades en demorar las recompensas, y la incertidumbre – con la sensación de falta de control asociada – es una de las sensaciones más desagradables que hay. Sí, estoy esperando la llamada de esa consultora para la que quiero trabajar. Quedaron en llamar hoy, y sé que todavía pueden llamar por la tarde, pero estoy harto de esperar.Si le añadimos que aún no tengo teléfono en el despacho, y que mis clientes parecen haberse enterrado todos, entenderéis que no estoy contento. Así que he decidido emplear un rato en hacer un homenaje a los Monty Python. Me gustaría que imaginárais a John Cleese como Leonardo da Vinci, y a cualquier otro del grupo como el Papa de turno. Disfrutad.

  • Leonardo: Buenas tardes, Su Santidad
  • Papa: Buenas, Leonardo. Quiero hablar contigo sobre esta pintura tuya, “La Última Cena”
  • Leonardo: ¿Oh, sí?
  • Papa: No estoy contento.
  • Leonardo: Oh, cielos. Me ha llevado horas.
  • Papa: Pero nada contento.
  • Leonardo: ¿No le gusta el budín que pinté?
  • Papa: No.
  • Leonardo: Ah, no, ya sé, tienen demasiado color ¿verdad? Oh, ya sé, ¿no le gusta el canguro?
  • Papa: ¿Qué canguro?
  • Leonardo: Sin problema, lo borro y ya está.
  • Papa: ¡No he visto ningún canguro!
  • Leonardo: Eeh…está justo al fondo. ¡Lo borraré! Mejor, lo convertiré en un discípulo.
  • Papa: Aah.
  • Leonardo: ¿Todo bien?
  • Papa: Ese es el problema.
  • Leonardo: ¿Cuál es?
  • Papa: Los discípulos.
  • Leonardo: ¿Son demasiado judíos? Hice a Judas el más judío.
  • Papa: No, simplemente es que hay 28.
  • Leonardo: Oh, bueno, otro más no va a importar, convertiré al canguro en otro.
  • Papa: No, eso no es el problema.
  • Leonardo: De acuerdo. Bueno, borraré el canguro. De todos modos, no estaba del todo contento con él.
  • Papa: Eso no me preocupa. ¡Hay 28 discípulos!
  • Leonardo: ¿Demasiados?
  • Papa: ¡Por supuesto que hay demasiados!
  • Leonardo: Sí, es verdad, pero quería dar la impresión de una auténtica última cena. Vos sabéis, no cualquier vieja última cena. No como una última merienda o el último tentempié. Quería que pareciera la madre de todas las últimas cenas, ¿sabe?
  • Papa: Sólo había 12 discípulos en la Última Cena.
  • Leonardo: Bueno, quizá alguno de los otros vino más tard…
  • Papa: Sólo hubo 12 en total.
  • Leonardo: Bien, ¿Quizá alguno trajo algunos amigos?
  • Papa: ¡Mira! Sólo estaban los 12 discípulos y nuestro Señor en la Última Cena. La Biblia lo dice muy clarito.
  • Leonardo: ¿Nada de amigos?
  • Papa: Nada de amigos.
  • Leonardo: ¿Camareros?
  • Papa: No.
  • Leonardo: ¿Cabaret?
  • Papa: ¡No!
  • Leonardo: Verá, es que me gustan, dan más vidilla a la escena, podría eliminar algunos, podría…
  • Papa: ¡Mira! Sólo había 12 discípulos en…
  • Leonardo: ¡Lo tengo! ¡Lo tengo! ¡Podemos llamarlo "La Penúltima Cena"!
  • Papa: ¿Qué?
  • Leonardo: Bueno, tuvo que haber una penúltima cena si hubo una Última Cena, ¡así que esta será la Penúltima Cena! La Biblia no dice cuánta gente había en esa, ¿verdad?
  • Papa: No, pero…
  • Leonardo: ¡Pues problema resuelto!
  • Papa: ¡Escucha! ¡La Última Cena fue un momento significativo y crucial en la vida de nuestro Señor, y la penúltima no! ¡Incluso si llevaron un mago y un grupo de mariachis, no fue importante! Así que, yo te pedí una Última Cena, y una Última Cena es lo que quiero! ¡Con 12 discípulos y un solo Jesucristo!
  • Leonardo: ¡¿Uno sólo?!
  • Papa: ¡Sí, uno! Ahora, en nombre de Dios, ¿puedes explicarme qué es lo que te poseyó para que se te ocurriera pintar tres Cristos en este cuadro?
  • Leonardo: ¡Funciona mejor, colega!
  • Papa: ¿Funciona?
  • Leonardo: ¡Sí! ¡Queda genial! El Cristo gordo compensa por los dos delgados.
  • Papa: ¡Sólo hubo un Redentor!
  • Leonardo: Lo sé, todos lo sabemos, ¿qué tal una pequeña licencia artística?
  • Papa: ¡Quiero un solo Mesías!
  • Leonardo: ¡Yo te diré lo que quieres, colega! ¡Quieres un jodido fotógrafo, eso es lo que quieres! No quieres un artista que de rienda suelta a su creatividad y…
  • Papa: ¡Te voy a decir lo que quiero! ¡Quiero una Última Cena con un solo Cristo, doce discípulos, nada de canguros, nada de saltos en el trampolín, para el jueves a mediodía, o no cobras!
  • Leonardo: ¡Jodido fascista! ¡Me estás oprimiendo!
  • Papa: ¿Sí? ¡Soy el jodido Papa, eso es lo que soy! ¡Quizá no sepa mucho de arte, pero tengo jodidamente claro qué es lo que me gusta!

La verdad es que "jodidamente" no queda tan chulo como "bloody", que es lo que los Monty hubieran usado en el original. Pero el castellano tiene su puntito.

++++ A ver si esta tarde puedo actualizar con buenas noticias. Un saludo a todos. Ahora, voy a empezar a devorarme las falanges de los dedos. Ya no necesitaré manicura

++++ Actualización, 17:22: Ya me han arreglado el teléfono. Resulta que había un cajetín operativo detrás de la mesa del PC, del que mis jefes no sabían nada. El técnico ha reconfigurado el número de la centralita (por capricho y por hacer algo, no porque fuera necesario), ha enchufado el teléfono y se ha ido tan pacho con 50 €.

He llamado a la consultora y el tipo está reunido. Voy a empezar con los dedos de los pies (las uñas ya me las he comido).

Anuncios