++++ Hubo una vez un niño que veía la TV con su padre, un sábado por la tarde. En aquel momento había anuncios, uno de la cerveza Kronenbourg. Aquel anuncio mostraba a una preciosa mujer rubia que entraba y salía de un pub, como buscando a alguien. El eslogan era "Kronenbourg. Vive la noche". Pero aquel anuncio no se grabó a fuego en el cerebro del niño por nada de eso. Aquel anuncio tenía música. Una música que te agarraba por las vísceras, una música que el niño no entendía, pero hacía que quisiera ponerse en pie, ir a sitios, hacer cosas, hacer algo. Era imposible estar quieto. Así que el niño se volvió a su padre, porque su padre lo sabía todo y le preguntó quién hacía aquella música tan bonita. Y su padre sonrió, se levantó y sacó un casette de una enorme caja de zapatos. Se acercó al radiocasette y lo puso en marcha, le explicó que aquella canción se llamaba We Will Rock You, y que la interpretaba Queen. Y la vida del niño fue distinta desde entonces, y mejor.++++ Sobre todas las cosas del mundo, el niño quiso ver a esos artistas, y su padre le prometió que así sería. Y al tiempo, Queen vino al país del niño, y su padre compró las entradas. Pero enfermó de gripe, por lo que no pudo llevar al niño a ver a su grupo favorito.

++++ Pasó algo más de tiempo, y Freddy Mercury enfermó y murió. Y el niño, que ya empezaba a dejar de serlo, supo que nunca podría ver a aquellos músicos que habían hecho su vida mejor. Una pena enorme le consumió, y aunque acabara pasando con el tiempo, algo de esa tristeza quedó siempre en él.

++++ Los años vinieron y se fueron, y el chico siguió escuchando aquella música. Cambiaron muchas cosas en su vida, cambió aquello a lo que se ocupaba, cambió la ciudad en la que vivía y dejó muchas cosas atrás. Pero aquella música siempre siguió con él. Y una Nochevieja, gracias a un amigo, supo que aquel grupo había decidido volver a los escenarios, y que aquello que llevaba 20 años esperando se iba a producir. No sería el mismo cantante, y otro de los miembros del grupo al final tampoco participaría, pero en un grupo en el que todos eran unos genios, aquello seguía siendo bueno. El chico compró entradas para él y su novia, y esperó. Hasta que llegó la noche.

++++ ¿Sabéis cómo es un sueño cuando se cumple? Como un mazazo en la frente, como un puño de acero y fuego que te coge por las tripas y te sube hasta el cielo. Al principio sale Paul Rodgers solo al escenario, y no sabes qué va a suceder. Entonces Brian May asoma primero una mano tras el telón, luego sale ante el público, empieza a tocar los acordes de "Tie Your Mother Down", cae el telón, y todo estalla en una luz blanca como el nacimiento del universo.++++ Nunca he sido más feliz en un concierto en mi vida. Ha superado mis expectativas más demenciales. Tal y como decía Gorpik, Paul Rodgers es el mejor cantante de rock que hay, punto. Me gustó mucho el set de canciones que eligieron, porque creo que favoreció a los que las cantaron, y no sobró ni una de las canciones de Free / Bad Company que insertaron en el set.

Y creo que hicieron lo más inteligente cuando llegó el turno de Bohemian Rhapsody: dejaron que la cantara Freddy. Paul cantó la parte heavy del final.

Cuando el grupo tocó We Will Rock You, el niño de 9 años salió a la superficie gritando de pura felicidad. Qué hermoso fue saludarle de nuevo.++++ Y el público ha sido diferente a todos los conciertos que he visto en mi vida. Nunca, en todos los conciertos que he visto, y han sido muchos, he visto tal entrega. Si Paul Rodgers hubiera decidido no cantar, habríamos cantado nosotros. La gente se abrazaba de puro éxtasis, lloraba, llamaban a sus amigos por el móvil para que escucharan las canciones. Completos desconocidos se abrazaban y cantaban We Are The Champions enlazados por los hombros. Me pasé la mitad del concierto con los ojos llenos de lágrimas. Brian May se quedaba con la boca abierta, y lo único que le salía era "Beautiful…"

++++ Luego nos reunimos con Gorpik en el Hylogui, y señaló varias cosas que, en efecto, no estuvieron bien. Al técnico de sonido que se dedicaba a apagar micros aleatoriamente habría que apalizarlo. No se usaron las pantallas gigantes del Palacio de Deportes, gran cagarro. Algunos de los músicos adicionales… no sé exactamente para qué estaban ahí. Todo lo que dice Gorpik es cierto, que para eso entiende de música mil veces más que yo y nunca dice nada porque sí.

Pero eso no cambia que este concierto ha sido la jodida experiencia musical más potente y emotiva de toda mi vida. Gracias, gracias, gracias Queen. Gracias por todo.

++++ Estoy seguro de que a Freddy le habría gustado. Va por tí, maestro.

PS: Jódete, Bisbal. Jódete Chayanne, Ricky Martin, Bustamante. Joderos todos los grupos poperos basurilla patrocinados por los 40 Principales, joderos todos los mierdas que habéis convertido la música latina en basura, y joderos también todos los raperos de tres al cuarto. Joderos todas las rameras que prostituís la música y la degradáis con vuestra mierda. Nunca llegaréis a la millonésima parte de esto.

Anuncios