++++ El Capitán Napalm dice que estamos en Zimbabwe en lo laboral. El sábado descubrimos que la medicina está al mismo nivel.Este fin de semana hemos alojado en el Palacio a mi amga C., que nos ha visitado desde Oviedo. Llegó el viernes un poco pachucha, pero la sacamos de marcha con Tomber y Eär, y todo bien.

A la mañana del sábado se levanta muy mal, y cree que pueden ser anginas. Así que nos vamos a llevarla a Urgencias, con la idea de que le receten antibióticos (C. estudia enfermería y tenía bastante idea de lo que le hacía falta). Y así empieza nuestra odisea.

Resulta que en toda la zona sólo hay un centro abierto en sábado. Con 3 médicos. Tuvimos que encontrarnos 2 centros cerrados hasta que llegamos al único que hay abierto para toda la zona desde Vicálvaro hasta la M30. ¿Cuántos cientos de miles de personas dependerán de sólo 3 médicos para sus urgencias un sábado? Esperanza Aguirre & Gallardón knows.

En fin, que cogemos nuestro número y subimos a las consultas, donde con alucine descubrimos que:

  1. Nunca están los 3 doctores a la vez, con lo que la atención aún es más lenta. Cada vez que un doctor ocupaba de nuevo su despacho, a alguno le salía algo que hacer y se iba.
  2. Nadie se ocupaba de controlar los listados de pacientes para ver los turnos. Como además se usaba la misma lista para los pacientes de consulta y los que entraban directos a curas y similares, el resultado era que nadie sabie a quién le tocaba cuando llamaban al siguiente. La cosa se arregló cuando C. y yo cogimos una libreta y nos pusimos a organizar a la gente, porque lo que es a los médicos se la tocaba.
  3. Uno de los doctores nos preguntaba cada vez que subía de atender una emergencia que cuál era su consulta. No se acordaba.

En fin, que tras dos horitas logramos que C. fuese atendida, y nos fuimos. Pero la escena de C. y yo preguntando a los pacientes su número para organizarlos se quedará en mi memoria muuuuucho tiempo. De todas las gitanadas que me han pasado en la Sanidad pública, esta gana sin competencia. Espe, la próxima vez que hables de lo bien que va la Sanidad en Madrid, abre la boquita que tengo algo para llenártela antes de que digas más chorradas.++++ El fin de semana también ha traído más cosas. Hemos aprovechado para sacar a C. un poquito por ahí, aprovechando para conocer un poco más Madrid. El sábado la llevamos a La Farfala, que es El Italiano. Sin discusión. A C. le encantó, y lo pasamos muy bien (gracias por la compañía Eär). Y el domingo jugamos una partida de Vampiro en la que lloré de verdad, y Rapun casi. Me encantó, y cada vez me gusta más.

++++ Esta tarde me llevo a C. de tiendas frikis por Sol y Callao, lo cual seguramente será el último clavo en mi ruina moral y económica, pero eh, por una amiga hay que sacrificarse. Y mañana preparar maletas, que el miércoles por la tarde me voy a Granada. Y tal y como pintan las cosas, sin Rapun. Puta mierda.

Anuncios