++++ Tal y como suele ser habitual en mi vida de un tiempo a esta parte, tras largos períodos de calma, las decisiones se empiezan a apelotonar, como buitres ante la carroña. Este es el caso una vez más.Me acaban de llamar para un curro. Si recordáis el post anterior, comentaba que me han renovado por otros 3 meses, pero que mis jefes habían tenido un desliz conmigo. Bueno, pues me han llamado de una curiosa empresa en RRHH. Y me ofrecen trabajar como freelance para ellos, seleccionando perfiles fundamentalmente informáticos. He estado en sus oficinas, entrevistándome con una señorita muy maja que me lo ha puesto de esta manera:

En esa empresa todos son freelance. Todos. La empresa pone a disposición de cada uno un PC, una línea de teléfono y salas de entrevista. Mediante un procedimiento establecido, se asignan procesos de selección a cada técnico, que este cobra según una tarifa que sopesa varios factores referentes al puesto. Una vez incorporas a la persona, cobras a los 15 días de su incorporación.

Ventajas evidentes: horario flexible (o sea inexistente), y puedo hacer buena parte del trabajo desde casa (las bases de datos se pueden acceder por Internet). El curro está a 3 paradas de Metro de casa (Metro Manuel Becerra), por lo que puedo ir solo para citar candidatos y para entrevistarlos. No necesito llevar traje. ¿He mencionado el horario flexible?

Desventajas evidentes: Soy autónomo, o pirata si no me doy de alta. Ya sé lo que es eso. Por otro lado, aún no sé lo que cobraré, porque eso se explicaría en la 2ª entrevista. De modo que, siendo atrayente como es, he de esperar. Además, me jode ver mi CV y darme cuenta de que, desde que vine a Madrid, el trabajo más largo que he tenido son 9 meses. No me mola.

De modo que las decisiones difíciles vuelven. Una parte de mi dice que siempre acaba saliendo todo aún mejor que antes, pero otra quiere sólo un poco de jodida tranquilidad. Y piensa también que algún día este Emperador dejará de ser un cabrón con suerte para ser sólo un cabrón a secas.

En cualquier caso, tengo aún unos días para decidir y espera a ver qué sale. Tengo aún un tiempo para que mis jefes mastiquen y traguen las tonterías que dijeron. Sï, claro, seguro. Esa es la tendencia habitual. Quizá en esta otra empresa decidan que no les molo y la decisión desaparezca. Si, claro, seguramente. Esa es la tendencia habitual.

Bueno, pues las cosas de una en una y cuando lleguen. Por otro lado, esto me recuerda que mi CV es cada vez más valioso, y que puedo elegir. Cada vez más. Así que dejo este post con algo bueno.

Anuncios