Definitivamente soy gilipollas, amigos míos. Soy gilipollas porque no escojo adecuadamente las batallas que librar, ni las armas adecuadas para el empeño. Por tanto, me vuelvo a mi cubil a lamerme las heridas, visto que no estoy logrando nada rentable de tanta sangría. Ya estoy hasta los cojones de arrear la espada por todos los lados.Siempre se puede ganar, siempre. No me cabe la menor duda de ello. Pero ¿para qué? Parte de ser listo es no rendirse jamás cuando realmente deseas algo, o cuando realmente vas a obtener algo del sacrificio. La otra parte de ser listo es saber cuándo no hay que pelear y hay que salir zumbando, o esconderse y dejar que pase el ejército del otro bando. No estoy siendo listo. Así que dejo la guerra y me vuelvo a mi puta casa.

Qué asco, joder. ¿Quién coño va a limpiar esto?

Anuncios