En efecto. Ahora mismo estoy perdiendo el tiempo en el trabajo, dado que la becaria y yo hemos venido a la oficina sin tener realmente nada que hacer. Al menos conseguí un candidato para las 11, por lo que no se habrá perdido todo el tiempo. Pero por lo demás, va a haber enormes tocadas de cojones por aquí. Lo más probable es que liquide como una hora antes y me largue a casa, para ayudar a Rapun con la maleta y dejar el Palacio Imperial listo para marcharnos.

 

Porque, como ya sabéis, nos vamos a Granada a mediodía a pasar Nochebuena. Como no volveremos hasta el lunes por la noche, estaremos unos días desconectados del mundanal ruido de Internet, dado que mis padres no gastan de eso. No habrá más entradas aquí en unos días. Pero habrá fotos, dado que Rapun ha vaciado la memoria de su cámara para ello. Ahora espero que no se nos olvide echar fotos, porque seguramente habrá fotos que echar. Esta noche, de hecho, Peivol nos va a sacar de fiesta tras la cenita, y no hay Nochebuena que hayamos salido que no haya ocurrido algo grotesco, y digno de ser inmortalizado. A ver qué tal.

 

Gracias a una combinación de pericia, ayuda de Gorpik, y cabezonería, Rapun ha domeñado a su ordenador y parece que lo va a volver a dejar funcional y listo para su uso. Más info sobre el tema en su blog. También ha instalado el Shareaza, con lo que vamos a dejar este fin de semana al PC bajando cositas. Y ya me ha prometido que reinstalará el Dawn of War, aunque habrá que empezarlo desde el principio otra vez.

 

Tengo ganas de ver a mi familia y mi gente de allí. Bajar a Granada me recarga mucho las pilas, a pesar de que suelo dormir bastante poco. Joder, anoche estaba destrozado. Necesito un curro que tenga vacaciones escolares, pero eso está en proyecto. Aunque aún queda algo de tiempo.

 

También se me han venido a la cabeza una serie de curiosas ideas (la mayoría relacionadas con el rol, para qué engañarnos), que estuve discutiendo con Rapun ayer. ¿He dicho ya que me encanta hablar con Rapun? No las suficientes veces, creo. Uno de los mayores problemas que tengo como Narrador es que, generalmente tego demasiadas ideas para partidas tremendamente cojonudas que no llego a concluir porque cuando estamos con una surge la siguiente idea y tiendo a corretear a ponerla en marcha, dejando la actual. Las campañas que duran son, realmente, aquellas en las que los jugadores no me dejan saltar a la siguiente, ignorando alegremente todo lo que les digo que no sea seguir con la actual. El otro problema (que pensaba que había dejado atrás al mudarme a Granada) es que quiero jugar con más gente de la que puedo meter en una mesa. Tengo la suerte de tener muchos buenos jugadores interesados en mis partidas. Como consecuencia, algunos se quedan abandonados. No me gusta, pero hablé con Rapun una posible solución. Es uno de mis propósitos para el Año Nuevo, además de acabar un par de proyectos que tengo a medias hace algunos meses.

 

Salvo que se me ocurra algo a última hora, no es que haya mucho más que contar. Sed buenos y divertiros mucho. A la gente de Granada, nos veremos esta noche. A la de Madrid, os veo el martes. Al resto, ojalá os vea pronto.

 

Ave Imperium

Anuncios