Las mañanas de los días laborables son un desperdicio. Las mañanas de los días festivos son las que se aprovechan bien. Levantarse por la mañana, desayunar e ir al curro… bah, no me deja con la misma sensación de haber hecho las cosas bien que las mañanas como esta. Las mañanas como esta dejan al Emperador con una sensación de objetivos cumplidos muy satisfactoria.

Por cierto, ayer lo pasé muy bien con Athe y Hetoo (Rapunzell también estaba, pero la pobre sigue muy malita y se durmió pronto). La prueba de mi experimento fue un éxito, y lo pasé muy bien. Es casi seguro que esta noche pase por el Hylogui con ellos (y espero que con Rapun, a ver si se pone bien), a ver a algunos insignes listorros.

El título de este post se debe, por otro lado, a que, como ya he dicho en múltiples ocasiones, este es un Imperio Ateo por la gracia de Crom. El que Rapunzell sea una diosa en él no le da derecho a templos. Como mucho, puede ir por las noches a tirarles piedras a las ventanas de los ateos, como en Mundodisco. Pero con el resfriado que tiene lo veo chungo…

Anuncios