El lunes volví de Granada. Fue un viaje agotador porque me metieron en el autobús con menos espacio entre asientos en el que jamás haya viajado. No podía dormir porque tenía las rodillas incrustadas perennemente en el asiento delante de mí, y sólo podía medio echar las piernas al pasillo central (que ambién era más estrecho de lo normal). En la primera mitad del viaje no pusieron peli, y a cambio nos rociaron con una emisora que echaba todos los éxitos de la canción romántica italiana más casposa y nauseabunda que quepa imaginar. Dos horas de Romina, Albano y el resto de la banda. Esa basura más la incomodidad de los asientos me impidieron leer, así que la primera mitad del viaje fue dura. En la 2ª nos endiñaron el Inspector Gadget, que opta sin complejos al podio de la Película Más Imbécil Jamás Creada por el Hombre, y que gana sin discusión el Premio al Mayor Ñordo Cagado por la Disney Desde su Nacimiento.

Rupert Everett y Mathew Broderick en pugna por ser el mayor Soplapollas de la Historia del Cine. Qué asco

Al menos me esperaba Tindriel en Méndez Álvaro, y luego se apuntó Kilmenir. Estuvimos viendo Hero en el Palacio Imperial y cenando. Estuvo muy bien. Luego se quedaron a sobar, porque hoy verán el Prado, y yo he venido a pringar en lo que amenaza ser un laaaargo, inútil y aburrido día. Y como Rapunzell es un ser maravilloso, me encontré al soltar la maleta una nota en la cama que me avisaba de que tengo una sorpresa en mi cuenta de usuario en el PC Imperial. Así que lo enciendo, y me encuentro que me ha cambiado el fondo de escritorio por un dibujo con mensajito hecho por ella (precioso, de verdad), y ¡me ha dejado instalado el Warhammer 40.000 Dawn Of War! Sí, para muchos de vosotros esto no dirá mucho, pero Pavy y Titán me han visto babear ante la perspectiva de aplastar con mi ejército de Marines Espaciales a todos los paganos y alienígenas de la galaxia, en un mar de violencia absurda y gore desenfrenado. He esperado mucho este juego. Oh, cómo amo a esta mujer. Uno tiene que adorar a alguien que te deja detalles cuando vuelves de viaje. Estoy maquinando alguna clase de compensación. No os podéis imaginar cómo se disfruta de la carnicería de seres irreales.

Esto es lo que yo entiendo por diplomacia avanzada

Y ahora Rapunzell ha vuelto por fin. Cómo la he echado de menos. Aunque la compañía de Tindriel y Kilmenir es grata… dormir solo me cuesta. Y ahora la tengo aquí para abrazarla y besarla. Qué alivio.

Todo está bien ahora. Deseo a todos los Athechuzos de viaje un feliz regreso de la RAM. Nos vemos pronto.

Ave Imperium.

Anuncios