Al hilo de lo que dice Rapunzell en su blog, me gustaría tratar un poco sobre temas que, no por amables y hermosos, son populares. Ni agradables para mucha gente. Pero eso es esperable, porque es duro hablar de lo que, por lo general se alardea de tener, y en el fondo se sabe que no se tiene. O al menos no tanto como uno cree.

Hablo de las virtudes.

Dechado

m. Ejemplo, modelo digno de ser imitado por sus cualidades, positivas o negativas: es un dechado de cortesía.

Yo no soy lo que se dice un dechado de virtudes. Algunas personas que yo conozco sí lo son, pero yo no. Y no digo esto con el quejido lastimero del que espera una avalancha de comentarios estilo chupadita de polla virtual/ pasada de mano por el lomo/ sardinita de recompensa: a mí sólo me interesan las mamadas de verdad, y según de quién.

Más bien digo esto con la tranquila objetividad del que ha dedicado mucho tiempo a lo largo de muchos años a examinarse a sí mismo y preguntarse por qué hace las cosas. Antes de ser psicólogo, era algo que hacía por afición, si lo queréis ver así. Cuando empiezas a ejercer, es importante tenerse controlado, por lo que lo haces un hábito. No todos los colegas lo ejercen, y la mayoría de gente que ha hecho la carrera lo ignora, pero yo no.

En cambio, la mayoría de personas sí suelen verse como dechados de virtudes. Lo cual no son. Hay una frase muy buena en la película Cuando Harry encontró a Sally, que resume muy bien el tema:

Cariño, tú no tienes buen gusto. Crees que lo tienes, pero no es así. Casi todo el mundo cree que tiene buen gusto, pero eso no puede ser. Todos no pueden tener buen gusto.

 

Sin embargo, la cita es de Carrie Fisher. Leia rules!

Francamente, creo que con las virtudes pasa igual.

Tengo pocas virtudes, pero las que tengo me he preocupado de cultivarlas y desarrollarlas, porque me parecen importantes y no me molesto en tener más. Soy de la opinión que mejor poco y bueno. Como es lógico, y tal como dice Rapun en su blog, todos piensan poseerlas. Rapun usaba el ejemplo de la amplitud de miras. Yo expondré otros.

Empatía

f. Sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra: la empatía consiste en ser capaz de ponerse en la situación de los demás.

Mucha gente piensa que posee esa virtud en alto grado. Mucha gente se miente a sí misma de la manera más miserable. Rapunzell lo expone bien en su blog, la mayoría de la gente es simplemente incapaz de ponerse en el lugar de ella (o de cualquier otro) y entender su punto de vista. Eso sí, se sentirán dueños de sermonearte acerca de esa virtud con argumentaciones que, a veces son risibles, y a veces indignantes, Porque ellos tienen mucho de ese mojo, ¿no?

A menudo, la gente en su ignorancia confunde el comprender el punto de vista de alguien con estar de acuerdo con ese punto de vista. De modo que, cuando yo escucho a alguien, y a continuación le digo algo que no quiere oír, me achaca que no le he entendido. Algunas personas – estos son los que saben leer y les suena la palabra – me acusan de tener poca empatía para ser un psicólogo. Generalmente mi respuesta suiele ser: Bien, ¿qué quieres oír?.

¿Por qué tratamos de la empatía? Porque, en fecha muy reciente, la falta o carencia absoluta de empatía de algunas personas hacia mí, personas muy muy queridas y cercanas, amenaza con agotar mis enormes reservas de paciencia. Como yo sí soy una persona empática, soy capaz de ponerme en su lugar y comprender esos errores, y por qué los cometen. Pero eso no implica que me guste, por lo que ya he dado avisos a esas personas con la tranquilidad que requiere la cosa. Precisamente gracias a mi empatía entiendo que la mejor forma de lograr que esos errores no se repitan. Tengo que tomar una decisión acerca de cómo voy a tratar esto, y es importante porque la decisión ha de aplicarse en un plazo muy breve. Y si no logro hacer que esas personas queridas y cercanas se pongan en mi pellejo y entiendan lo que siento y cómo me encuentro, entonces es probable que dejen de estar tan cerca. Por tanto, la siguiente vez que su falta de empatía les haga hacer o decir algo que me desagrade tras tantos avisos, posiblemente la respuesta sea un guantazo verbal que les siente de culo y les deje mirando con cara de pasmo y diciendo ¿qué? Y esto no es ni pretende ser una de mis virtudes, pero lo cierto es que si decido que verbalmente voy a dañar a alguien, soy más o menos como una bola de demoliciones.

Optimismo

 A veces te puedes pasar de optimista

m. Tendencia a ver y juzgar las cosas considerando su aspecto más favorable: gracias a su optimismo, ha logrado superar momentos muy difíciles en su vida.

Esta virtud me encanta, y creo que es una de las mejores que tengo. Dada mi tendencia a ser sarcástico y mordaz acerca de las muchas cosas que no me gustan o que me parecen estúpidas (estas ganan por mayoría), la gente parece olvidar y no darse cuenta de que todo acaba saliendo bien si quieres que así sea. De que tú tienes la elección. Y olvidan que ese, y no otro, es uno de los dos o tres pilares fundamentales de la filosofía de mi vida (sí, al menos yo tengo una).

Por contra, mucha gente piensa que ser optimista es un signo de gilipollez, y que ser pesimista equivale a ser realista. De este modo es más fácil demostrarte a ti mismo que no puedes hacer nada para mejorar tu vida, porque todo se va a acabar jodiendo de todas maneras y tú no puedes evitarlo porque estás estresado/ tu familia te violaba de pequeño y eso te traumatizó/ tu jefe es un hijoputa/ el pescado ha subido de precio. El pesimismo es, para mucha gente, una maravillosa excusa para no hacer nada.

A mí el optimismo me viene de cojones porque, una vez más, se demuestra que, si quieres, las cosas salen bien. Ayer firmamos el contrato del piso y recibimos la llave. Este fin de semana empezamos la limpieza y mudanza gradual. Básicamente, el viernes vamos al piso por la mañana y dejamos un viaje de cosas, amén de empezar a limpiar un poco. Tras el almuerzo, Rapun va a currar y yo me voy a la 2ª parte de una selección en la que estoy (más adelante lo explico), y luego me tomo un café con un buen amigo de Granada al que llevo un año sin ver. Vuelta a Talamanca.

El sábado lo pasamos en Talamanca preparando más cosas para hacer el 2º movimiento. Quizá bajemos a Madrid esa misma noche, o no, según lo cansados que estemos. Mientras, Dwymorwen y MaryJoe habrán pasado el día allí, limpiando un poco más. Ya repartimos las zonas a limpiar.

El domingo por la mañana (si no bajamos el sábado) bajamos otro viaje de cosas, descargamos, vamos al piso de Jofan a sacar las últimas cosas de Rapun qu e queden, y comemos. Luego por la tarde, nueva partida de Mundo de Tinieblas para estrenar (roleramente hablando) el nuevo Palacio Imperial. El chuzo de inauguración vendrá cuando la mudanza esté acabada.

A partir del domingo, el plan es dormir una noche en Madrid y otra en Talamanca, aprovechando cada viaje de vuelta para ir trayendo más y más cosas. De este modo, es probable que logremos traer las cosas de Rapun en más o menos una seman. Luego, sólo quedaría traer las cosas que me quedan en Alcorcón, que son esencialmente muchos libros y manuales.

¿Por qué tanta complicación? Por Internet, chicos. Rapunzell la necesita para su curro, y yo para buscar ídem mientras no tenga. De modo que, hasta que pongamos Internet en el nuevo Palacio, ella tiene que seguir viniendo aquí con frecuencia, y no renta ir y volver a Talamanca en el mismo día (mucho tiempo, mucha gasofa). Y como en el nuevo Palacio no hay línea de teléfono tenemos que elegir proveedor, y luego esperar a que efectivamente esté puesta. Por el momento, hay que seguir por aquí.

Y en el trabajo, podemos seguir siendo optimistas. Ayer hice una prueba para el trabajo que Rapun y yo opinamos que es mi curro ideal. Se trata de formar y seleccionar en una consultora como profesional de plantilla. La consultora coge muy cerca de casa, las condiciones de trabajo son muy razonables, y se trata de lo que más me gusta hacer. En la primera entrevista me dijeron muy claro que encajaba con el perfil, y por tanto tengo una segunda prueba mañana por la mañana. Básicamente, me pongo delante de los dos socios de la consultora y les hago una demostración de cómo estructuraría un cirso de técnicas de venta e imparto algo de ese curso para que vean qué tal me desenvuelvo. En total, la prueba debería durar unos 20 minutos o media hora. Ese tipo de pruebas se me suelen dar bien, por lo que estoy bastante animado. Tendré una respuesta en ese mismo día o para el lunes, y sólo he de competir con 2-3 personas más, según me dijeron.

Visto cómo se ha ido desarrollando mi vida en el último año y medio, parece que las cosas malas acaban teniendo buen fin, y que las buenas sólo ocurren cuando es el momento idóneo para ellas. Rapun se ríe y dice que no he encontrado trabajo porque aún no sabíamos dónde estaría el Palacio Imperial, por lo que el trabajo en la consultora va a ser para mí. Ya que es el momento justo y me pilla cerca de casa. Y además, sólo he pasado 3 meses en paro, lo cual no es para desesperarse. De un modo u otro, saldremos adelante.

Aunque no lo parezca, me ha llevado casi toda la mañana escribir esto. Lo empecé a las 11:33, y fijaros que hora es. Por tanto, no diré más sobre el tema. Más bien, creo que voy a ir a la cocina a prepararle la comida a esta chica. Hay que preparar mucho para mañana, que va a ser otro día largo.

Va a ser genial

Ave Imperium

Anuncios