Hola a todos. Sólo un apunte rápido, para actualizar esto un poquito.

 

 

Estamos ya instalados en Talamanca, disfrutando de la vida rural y eso. Diréis, quizá, que me estoy poniendo sarcástico. Pero es cierto. Pensadlo, una casa para nosotros solos, con una colección de libros absolutamente flipante, millones de películas cojonudas en VHS para ver (entre otras está Ultimátum a la Tierra, clásico de la ci-fi casposa de los años 50), y todo el tiempo que me haga falta para verlas y para leer. Bueno, tanto no. Pero mucho, en cualquier caso.

 

 

Y no es que me guste tanto el aislamiento que valore el estar a una hora en coche (si el tráfico lo permite) de Madrid. Pero es que por primera vez desde julio vivo en una casa que puedo llamar mía, y de la que no voy a salir más que cuando yo elija y a mi ritmo. Como mi nuevo curro me deja bastante tiempo libre (hoy he recibido el calendario de cursos y es bastante cómodo), voy a disfrutar de mi chica y de esa casa tan cojonuda.

 

 

En otro orden de cosas, mañana partida de el Orient Express, que ya hay ganas, y el fin de semana nos vamos a Mijas con Tindriel y Athair, a pasar un fin de semana on the beach. Por supuesto, el hecho de que los manuales nuevecitos de Mundo de Tinieblas y Vampiro: El Réquiem que Athair se ha traído de Chicago no tienen nada que ver con mi decisión. En medio, puede (aún no es seguro) que pasemos por Granada para que yo tenga una entrevista de trabajo que tiene preocupadas a algunas personas. Preocupadas porque podría suponer mi regreso a Granada, aunque lo veo bastante improbable.

 

 

El sábado estuvimos en el ensayo en casa de Napalm (yo me pegué la tarde masacrando ninjas en la XBox de Napalm muy a gusto), y luego en el cumpleaños de Cassandra, que también me lo pasé genial, pero caímos pronto. Ahora es cuando el cansancio de la tensión acumulada nos pasa factura, y con el IVA.

 

 

En fin, tenemos que irnos. Nos veremos muy prontito y nos pondremos al día.

 

 

Ave Imperium.

Anuncios