Hoy he tenido mi última entrevista por esta semana, creo. Es para un trabajo temporal, pero muy majo y bien pagado. El chico que me ha hecho la entrevista era un francés, que hablaba echando hostias y me ha puesto un café con leche nada más recibirme. Si cumple su compromiso de llamar con noticias para el martes o así, saldré pronto de las dudas sobre el tema del curro.

 

 

Lo cierto es que estoy contento, porque están saliendo bastantes cosas, y son bastante majas. Aunque aún no he sido aceptado en ninguna, me alegra ver que mi CV puede al menos optar a puestos muy buenos. Pero es verdad que la competencia que estoy viendo es dura, y entiendo que hasta ahora no ha sido falta de capacidad por mi parte, sino que había gente más adecuada. Pero caerá pronto.

 

 

Ahora se extiende ante mí una larga jornada de tocarme los cojones, salvo que alguien proponga algún plan que mole más. Cerca Rapunzell se está quitando las trenzas, lo cual es algo harto pesado y laborioso. La pobre. Pero tiene su gracia, porque el pelo que ya se ha soltado está muy rizado por haber estado 3 meses trenzado, y tiene una sección del cuero cabelludo como la Novia de Frankenstein. No hagáis caso, está muy guapa.

 

 

Ayer echamos una partida a Crónicas Giovanni. Más en el blog dedicado a ello. No duró mucho porque Athe estaba muy malito, pero luego hubo un tercer tiempo muy interesante.

 

 

Mañana ayudaremos a FaHsS! en su mudanza y su chuzo pertinente. Seguramente será una gran juerga, cosa que ya iría tocando. Llevo tiempo sin una, y tengo muchas ganas. Además, vamos a recibir la visita de Thera Tuk, la hobbita asturiana, y siempre es una alegría verla.

 

 

Y el miércoles que viene, Rapun y yo nos retiramos a Talamanca de Jarama a hacer vida rural. Tiene sus ventajas, porque dejaremos la vida errante y tendremos todas nuestras cosas en un mismo sitio, al alcance de la mano. Como vamos a dar de alta una tarifa plana vulgo vulgaris, no vamos a estar desconectados del mundo. La pega es que los planes para salir y hacer vida social hay que hacerlos con antelación, porque está retirado de Madrid y cuesta tiempo llegar. Pero tengo muchas ganas, porque estoy de la vida errante hasta las pelotas.

 

 

Este retiro campestre durará, si todo va bien, hasta el 1 de Noviembre como muy tarde. En esa fecha finaliza el contrato del piso que tenemos en Alcorcón. De modo que hablaremos con la casera para dejar la fianza que pusimos como alquiler del último mes, por lo que ya no me toca pagar más alquiler próximamente, lo cual me permite también estirar un poco más el dinero que tengo. Como dije hace poco, las ofertas que vamos viendo son interesantes, y de hecho anteayer comentábamos con MaryJoe una muy buena en una zona estupenda de Madrid. Hay precios muy competitivos, seguro que encontramos algo cojonudo.

 

 

En fin, como revisión de lo último está bien. A ver si esta tarde actualizo el otro blog y le mando al Obispo unas cosas que le he estado escribiendo. Con eso y un buen rato de rascarme la barriga, creo que tendré una jornada bien aprovechada.

 

 

Ave Imperium

Anuncios