Amados habitantes del Imperio, esta tarde nos dirigimos en peregrinación a Pontevedra para ver como un heavy de los de toda la vida hinca la rodilla y pone el culo para que se lo castiguen los curillas con un crucifijo. Por supuesto, el protagonista de esta escenita es el Capitán Napalm, y no vamos a perdernos tal situación. Amén del peligro que supone dejar a unos freaks como nosotros en las cercanías de la familia política del Capi, que son gente de talante más bien conservador, creyente y tranquilo (gallegos y eso). Ya os contaremos.

 

De modo que ahora voy a hacer la maletica, recoger a Dwymorwen y salir en un placentero viaje de casi 6 horas (que con el atasco será más) hasta un lugar de Pontevedra llamado Oia, donde será el evento. Volveremos el domingo por la noche. Hasta entonces, chicos y chicas.

 

Ave Imperium

Anuncios