Ayer me llamaron del curro (libraba), y me dijeron que hoy tenía que pasar por Central para hablar con RRHH. Por lo visto no podía continuar mi formación como manager por un asunto que había sucedido entre el lunes y el martes (los dos días que libraba), y hoy me contaban qué pasaba. Mi jefe de tienda me llamó ayer y me dijo que pasara a las 13:00 por Central, y luego fuera a la tienda.

Vaya si me lo han contado. Me han despedido.

Así de claro. Me despiden, lo reconocen como improcedente, me indemnizan y finiquitan y sanseacabó. A rasparla. Puesto que llevo poco tiempo, el preaviso es innecesario. Mola.

No me malinterpretéis. No es que esté enfadado, o preocupado. No es el caso, porque me queda bastante colchón para pasar el verano, y para entonces ya me habrá salido algo. Lo cierto es que muy probablemente dejara la compañía en torno a septiembre, porque aunque el trabajo me hustaba buscaba pastos más verdes, y más relacionados con lo mío. De hecho, rechacé hace poco un curro de lo mío para el que daba el perfil (formador en control de estrés), pero quedaron en llamar de nuevo en septiembre, con lo que tengo esa posibilidad, aunque soy consciente de que, por el momento sólo es eso. No, no estoy preocupado.

Cuando entré en esta compañía mi propósito era adquirir una experiencia comercial y en el departamento de RRHH de una gran compañía que me fuera útil a la hora de seguir buscándome la vida en esto de las empresas. Creo que ya la tengo, porque he aprendido bastante en estos meses. Y lo cierto es que la compañía no estaba cumpliendo todas las promesas que me hizo cuando entré. Se portaban bien, estaba contento y eso, pero no quería quedarme ahí para los restos, y lo sabía. Llevaba tiempo diciéndolo, anyway. Y ya había visto unas cuantas cosas bastante babucheras que no me molaban. De hecho, mi rendimiento estaba bajando.

De modo que aquí estoy, después de haber echado 52 millones de CV por Internet, y tener ya una entrevista concertada para mañana por la tarde. Si todo va bien, encontraré un curro que me permita pasar el verano con tranquilidad, para encarar el nuevo curso en busca del trabajo que deseo.

Y de todos modos, en mi línea de optimismo habitual, esto me alarga las vacaciones…

Anuncios